Key facts on the interlinkages between biodiversity and mercury pollution

El mercurio es un contaminante extremadamente tóxico que, una vez liberado en el medio ambiente a través de fuentes antropogénicas, ejerce una mayor presión sobre la biodiversidad y los ecosistemas. Supone una amenaza mundial para la salud humana y el medio ambiente, persiste en el medio ambiente y se bioacumula y biomagnifica en la cadena alimentaria.

  • Cuando el mercurio circula entre el aire, el agua, los sedimentos, el suelo y la biota en diversas formas, es posible que no se elimine de este ciclo durante un siglo o más.
  • La actividad humana emite anualmente más de 2.000 toneladas de mercurio a la atmósfera, de las cuales casi el 38% proceden de la extracción de oro artesanal y en pequeña escala (MAPE) que, junto con las emisiones procedentes de la combustión estacionaria de carbón (por ejemplo, las centrales eléctricas de carbón), contribuyen al 60% de las emisiones.
  • Las actividades de la MAPE son la mayor fuente de emisiones de mercurio al suelo y a menudo tienen lugar en ecosistemas biodiversos y sensibles de todo el mundo, afectando a aproximadamente 100 millones de personas en comunidades de MAPE de todo el mundo.
  • La contaminación por mercurio puede tener un impacto negativo en la biodiversidad. Puede interferir en el comportamiento normal de los organismos y en su capacidad de reproducción, provocando el declive de las poblaciones.
  • El mercurio es una neurotoxina que se acumula en la cadena alimentaria y puede ser especialmente perjudicial para las especies que se encuentran en la cúspide de la cadena alimentaria, como las aves que se alimentan de peces.
  • La contaminación por mercurio de los hábitats acuáticos puede conducir a la bioacumulación de mercurio en los peces, lo que resulta en la contaminación de los seres humanos y otras especies que consumen pescado.
  • La contaminación por mercurio de los suelos y el agua también puede reducir la diversidad de microorganismos y plantas.
  • La contaminación por mercurio puede prevenirse mediante la aplicación de normativas y mejores prácticas de gestión, como el uso de tecnologías de control de la contaminación, sistemas de gestión de residuos y una gestión adecuada de las aguas residuales.
  • El Convenio de Minamata sobre el Mercurio es un acuerdo jurídicamente vinculante con disposiciones que regulan las actividades antropogénicas a lo largo de todo el ciclo de vida del mercurio, desde su extracción primaria, pasando por sus diversos usos, hasta la gestión del mercurio como residuo y la gestión de los lugares contaminados con mercurio.

Declaración conjunta

Un nuevo informe señala que la contaminación por sustancias químicas y residuos es un factor clave de la pérdida de biodiversidad

Ginebra, 21 de mayo de 2021

Declaración conjunta de las secretarías de los convenios de Basilea, Minamata, Rotterdam y Estocolmo en el lanzamiento de Ideas clave de un estudio sobre las interrelaciones entre las sustancias químicas y los residuos y la biodiversidad.

"Este estudio arroja una luz de esperanza sobre lo que pueden hacer los convenios sobre productos químicos y residuos -trabajando en estrecha colaboración- para proteger mejor la diversidad biológica, los servicios ecosistémicos y la salud humana. Si queremos abordar eficazmente el papel crítico de la contaminación en la pérdida de biodiversidad, debemos comprender que un problema tan complejo y de alcance mundial necesita soluciones interconectadas, bien orientadas y compartidas".

Monika Stankiewicz, Secretaria Ejecutiva del Convenio de Minamata

Decisión de la COP-4 del Convenio de Minamata sobre cooperación y coordinación internacionales

En marzo, la cuarta reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Minamata sobre el Mercurio (COP-4) adoptó una decisión sobre cooperación y coordinación internacionales, reconociendo la contribución del Convenio a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y a la lucha contra la triple crisis planetaria de la contaminación, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático. La 15ª reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica ha sido informada de dicha decisión junto con el estudio exploratorio.

Se pidió a la secretaría que siguiera reuniendo conocimientos, sensibilizando y demostrando la contribución del Convenio de Minamata a otras normativas y políticas internacionales relacionadas con la contaminación, la biodiversidad y el cambio climático.

También se invitó a la secretaría a preparar un informe, que incluyera posibles recomendaciones, sobre cómo podría contribuir el Convenio al Marco Mundial para la Diversidad Biológica después de 2020, para su examen por la Conferencia de las Partes en su quinta reunión.